El presidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, ha afirmado que las fusiones pueden ser más eficientes entre cajas de ahorros de distintas regiones, aunque se precisaría que se produzcan un cambio en la normativa de las comunidades autónomas.

Blesa opina que la actual normativa puede suponer “un obstáculo a buenos proyectos” y defiende cambios en la Ley Orgánica de Regulación de las Cajas de Ahorros (LORCA).

EL presidente de la entidad apuesta por que se reconozca el peso de las cajas de ahorros en la economía a la hora de reformar el sistema financiero, para garantizar sus oportunidades de crecimiento y de expansión. “Es el momento de introducir cambios, porque nada volverá a ser igual después de la crisis”

“La legislación constriñe el crecimiento” porque tiene una mira “excesivamente localista”, ya que no se puede equiparar a las 45 cajas de ahorros en España, sostuvo Blesa, durante su intervención en las jornadas sobre el futuro del sistema financiero organizadas por la Asociación Para el Progreso de Dirección (APD) y PricewaterhouseCoopers (PwC).

“No es nada bueno que por motivos no financieros la discusión se centre en dónde debe estar la sede o sobre qué gobierno autónomo ha de quedarse con la tutela”, ha explicado.

En este sentido, argumenta que la Ley de Cajas data de la década de los 80, y que desde entonces la economía española “ha cambiado muchísimo” por lo que “ahora puede ser el momento adecuado para introducir algunos cambios, aunque no se consideren oportunos”.

No obstante, Blesa ha incidido en que las fusiones no son “el antídoto” para solucionar cualquier problema, a pesar de que se haya dicho que son “la única forma para no acudir a funerales un día sí y otro no” y nadie se atreva ahora a pensar lo contrario. La integración de dos entidades con problemas “no es ninguna solución”, opina.

El presidente de Caja Madrid reconoce que las cajas se enfrentan a un panorama complicado en el que “seguro que lo van a pasar mal”, pero confió en que estas entidades sabrán adaptarse a las necesidades del entorno. “El sector va a subsistir, se cambiará”, pronostica, convencido de que el sistema financiero español ha demostrado ser “uno de los más solventes del mundo”.

Fuente | elmundo.es