La asambleas generales extraordinarias de Caixa Terrassa y Caixa Manresa han aprobado la adaptación de sus estatutos y del reglamento al decreto de la Generalitat 164/2008 relativo a los órganos de gobierno de las cajas de ahorro, que modifica el procedimiento de designación de los miembros de la asamblea.

La asamblea de Caixa Terrassa está compuesta por un 40% de representantes de los impositores, un 30% de miembros de entidades, un 20% de corporaciones locales y un 10% de personal de la entidad. Uno de los cambios introducidos, explicó hoy el presidente Francesc Astals, es la designación de los miembros de las administraciones locales.

De acuerdo con la nueva normativa, Caixa Terrasa aprobó otorgar una participación del 35% a los consejos comarcales dentro del grupo de corporaciones locales, frente al 50% que tenía hasta ahora, ya que el decreto exige un límite de entre el 25 y el 35%.

El resto de representantes de este grupo de corporaciones corresponderá a miembros de ayuntamientos, que se designarán en proporción al número de oficinas que la entidad tenga en los diferentes municipios.

La asamblea general de Caixa Manresa está formada por 42 representantes de los impositores, 30 de entidades, 21 de corporaciones locales y 12 de personal. Anoche aprobaron reducir la representación de los consejos comarcales.

En Caixa Manresa, el grupo de corporaciones locales es el 20% de la asamblea y está formado por 21 consejeros comarcales, de los que hasta ahora 12 (55%) eran consejos comarcales y el resto ayuntamientos. Ahora habrá siete consejos comarcales (35% del grupo) y 14 ayuntamientos.

Dentro del grupo de entidades, Caixa Manresa acordó sustituir a tres de las entidades que acababan su mandato antes de la asamblea ordinaria de 2009: Amics Escola de Mestria Industrial Sant Francesc, Casal d’Assistència Benéfica de Puig-reig y Residèndia de Vells Patronat de la Passió d’Esparraguera.

En la próxima reunión ordinaria de Caixa Manresa se incorporarán el Colegio de Economistas de Catalunya, la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia y la Fundació Pere Mata.

El decreto unifica en un único texto la normativa existente sobre la dirección de las cajas y despliega la Ley de cajas de ahorros aprobada en julio de 2006, con novedades como límites de mandatos de seis años (antes eran cuatro) y periodos de renovación parcial trienales (antes bianuales).

Por lo que respecta a la composición de los órganos de gobierno de las cajas, los consejos comarcales tendrán una presencia de entre el 25 por ciento y el 35 por ciento del total de representantes de corporaciones locales. El resto corresponderá a ayuntamientos y otras corporaciones locales, lo que supone una participación mayor que anteriormente.

En el caso de los representantes de los impositores, el número de impositores de cada zona no podrá exceder el triple de la media conjunta. El decreto también eleva de cinco a 20 el número mínimo de compromisarios.

Respecto a los representantes de las entidades o personas fundadoras y otras entidades, la nueva normativa prevé la posibilidad de crear, junto con la Federación Catalana de Cajas de Ahorros, un comité asesor de expertos independientes que dictamine sobre la relevancia y la representación social y económica sobre el territorio de las organizaciones cívicas que las cajas quieran incorporar a sus órganos de gobierno.

El decreto también establece incompatibilidades para la participación de miembros de órganos de gobierno de cajas en la administración de otras entidades.

Además, el conseller de Economía y Finanzas de la Generalitat podrá dictar una orden que regule las remuneraciones de los miembros de los órganos de gobierno de las cajas de ahorros catalanas.

Fuente | Europapress.es