Invierte combinando una posición predominante en bonos a largo plazo denominados en euros, con una presencia activa en acciones, principalmente de compañías cotizadas en las bolsas europeas, que ofrecen a la vez una gran capitalización bursátil y las mejores perspectivas de revalorización.

La cartera del Fondo está normalmente invertida alrededor de un 10% en renta variable, aunque esta proporción se gestiona activamente situándola por encima o por debajo de este nivel en función de las expectativas de subida de las bolsas, sin superar nunca el 30%.