Lanza un “mensaje de confianza” al mercado al asegurar que las medidas coordinadas han logrado reducir el riesgo sistémico

El presidente del Banco Santander, Emilio Botín afirmó hoy en Sao Paulo de forma tajante que la entidad no va a pedir ayuda de capital a los gobiernos, “ni en Reino Unido, ni en Estados Unidos ni en España”.

“No lo necesitamos”, aseguró Botín, aunque no descartó que el banco utilice “cuando haga falta” la liquidez que tienen “obligación” de dar los bancos centrales y los gobiernos, líneas que el banco “todavía no ha utilizado”, dijo durante la rueda de prensa de presentación del Plan Estratégico de Grupo Santander Brasil para el periodo 2008-2010.

Preguntado sobre si las inyecciones de capital en las entidades que atraviesan una situación delicada supondrán una desventaja competitiva para el grupo, Botín opinó que “si se hacen las cosas como hay que hacerlas” dichos bancos tendrán que “devolver las ayudas”, lo que aportará “enormes ventajas” al Santander. Asimismo, aseguró que espera que los reguladores “no se pasen” y eviten tomar “medidas excesivas que vayan contra el libre mercado”.

Botín se refirió a la polémica desatada sobre si deben de publicarse o no los nombres de las entidades que utilicen las iniciativas de respaldo al sector y dijo que para ser transparentes “no hace falta dar nombres”.

En opinión de Botín, los planes de rescate que están poniendo en marcha los gobiernos de Estados Unidos y de los países de la Unión Europea han logrado reducir el riesgo sistémico, tal y como muestran los indicadores de riesgo financiero, por lo que lanzó un “mensaje de confianza” a la opinión pública.

Botín indicó que a pesar de la “extraordinaria volatilidad” y de que los mercados “descuentan una recesión profunda”, a medida que se comiencen a percibir los efectos de los programas de los gobiernos y la mejora de la inflación permita reducir los tipos de interés, “las expectativas dejarán de ser tan pesimistas”.

BRASIL Y ESPAÑA SALDRÁN FORTALECIDOS DE LA CRISIS

Botín dijo que la economía vive “un momento malo”, pero se mostró confiado en que los problemas “se van a solucionar”. “Tendremos años de ajuste claros”, aseguró Botín, quien aprovechó para subrayar que Brasil está “en una situación privilegiada”, ya que está previsto que el PIB crezca un 3% en los próximos años, “y en los años siguientes más”. “A ver qué país del mundo tiene estas previsiones”, apostilló.

En este sentido, Botín dijo que Brasil es uno de los últimos países que se ha visto afectado por la criris financiera, a la que no es inmune, pero subrayó que “está perfectamente preparado” para afrontar un entorno adverso a nivel mundial.

El ejecutivo recordó que el origen de la crisis tiene su base en los “excesos” y en que bancos, reguladores y agencias de ‘rating’ “lo han hecho mal”. En cualquier caso, subrayó que las iniciativas tomadas son “el mejor camino” para salir de esta situación.

El presidente del Santander apuntó que la actuación en materia de regulación de los bancos centrales de España y Brasil es “un ejemplo”, y destacó que los sistemas financieros de ambos países “están muy fuertes y saldrán fortalecidos de la crisis”.

Fuente | Europapress.es