Las entidades financieras empiezan a cansarse de ser el malo de la película y de que el Gobierno, las empresas y los ciudadanos les acusen de no conceder créditos. La presidenta de Banesto, Ana Patricia Botín, negó ayer hasta la saciedad que hayan cerrado el grifo. “Nosotros queremos dar crédito y tenemos la capacidad de hacerlo. Lo único que falta es que haya demanda solvente”. Y para justificar su afirmación explicó que, en 2008, Banesto concedió 20.400 hipotecas nuevas, 88.000 créditos al consumo y 47.000 préstamos a pymes. Además, explicó que en los últimos meses del ejercicio concedieron más hipotecas que a principios de año, ante la mayor demanda por la bajada del Euribor, y destacó que la entidad está animando a las empresas a pedir financiación. Pero reconoció que no terminan de conseguirlo porque cuando hay un mal entorno económico como el actual “hay menos deseo de invertir”, concluyó.

El presidente de Banco Sabadell, Josep Oliú, fue más contundente todavía. Calificó de “absurda” la acusación de que bancos y cajas no prestan dinero porque lo guardan y añadió: “Es como si se dijera que los concesionarios de automóviles no los venden porque se los guardan”.

Pese a esta defensa, ninguno de ellos auguró que la situación del crédito vaya a mejorar en 2009. Botín admitió que el saldo crediticio total descenderá habrá más amortizaciones que préstamos nuevos, y Oliú predijo que crecerá poco.

Banesto gana un 2% más

Banesto inauguró ayer la temporada de presentación de resultados de 2008. Tras haber sido una de las entidades con mejor evolución hasta septiembre, en el conjunto del año elevó sus ganancias un 2%, hasta 779,8 millones de euros. El crecimiento hubiera sido del 7,5% de no haber dedicado una dotación voluntaria extraordinaria de 60 millones para resguardarse ante lo que pueda ocurrir en 2009.

Fuente | publico.es