La peor crisis que recuerda la economía española desde la Gran Depresión está cauando estragos en la red de oficinas de las entidades españolas. Hoy, el consejero delegado del Popular, Roberto Higuera, ha dicho que en lo que va de año la entidad ha cerrado un total de 70 oficinas, se ha desprendido de 114 trabajadores, al tiempo que ha iniciado un proceso de fusión de filiales.

Asimismo, Higuera ha asegurado que el banco podría asumir un descenso del precio de los inmuebles que figuran en su cartera del 45% y seguiría estando cubierto en cuanto a la proporción entre el préstamo concedido y la tasación del inmueble en concreto. El consejero delegado de la entidad ha querido recalcar además el compromiso del banco de apoyar a sus clientes con problemas tanto a través de la compra de activos como de refinanciaciones, siempre consolidando las garantías de la entidad financiera, al tiempo que consideró que en la actualidad se empiezan a generar oportunidades de negocio en el sector inmobiliario.

Nueva emisión de deuda

El también vicepresidente del Popular insistió en que en el actual entorno de dificultades los bancos deben seguir concediendo créditos, aunque “con prudencia”, y acometer ajustes de su capacidad instalada, tanto de oficinas como de personal. Por otra parte, adelantó que el banco prevé realizar una nueva emisión de deuda que permitiría elevar su solvencia en términos de Tier 1 desde el 8,12% hasta el 9%. El Popular anunció ayer una colocación de deuda por importe de 2.000 millones de euros que eleva el total de deuda emitida con aval del Estado a 3.500 millones de euros.

Según Higuera, el Popular parte de una buena base de partida en cuanto a recursos de capital, ya que se encuentra en la actualidad en el cuarto puesto del ranking europeo, y en el primero de la banca española. “Espero que esto lo sigamos aumentando”, avanzó el consejero delegado de la entidad.

Fuente | cotizalia.com