El presidente del salón Barcelona Meeting Point que se inaugura hoy cree que en 2010 el sector empezará a reactivarse

Enrique Lacalle afronta la presidencia del Barcelona Meeting Point, que se inaugura hoy en el recinto Ferial de Montjuïc, con optimismo a pesar de la fuerte crisis que azota a todos los sectores económicos de nuestro país. El certamen, que llega a su edición número doce, cede protagonismo al salón profesional e internacional, y el 75% de las empresas que participan son extranjeras. A pesar de la delicada situación que vive la construcción, Lacalle asegura que ahora es un buen momento para invertir en vivienda y augura que no será hasta el año 2010 cuando el sector vuelva a revalorizarse. El que fuera la cara del Partido Popular en el Ayuntamiento de Barcelona durante tres mandatos, también preside el Salón Internacional de Logística, impulsado por el Consorcio de la Zona Franca, y el Salón del Automóvil que se celebrará el próximo mes de mayo.

-¿Cómo afronta el Meeting Point la actual situación de crisis?
-Plantando cara y presentando un récord de representación internacional fruto del trabajo de 12 años. Esto demuestra que el Meeting Point se ha ganado el respeto, el reconocimiento y la valoración mundial.

-¿Qué soluciones aporta el salón a la crisis?
-En el simposio que va ligado al Meeting Point hemos planteado cinco bloques diferenciados. Uno es el de mercados alternativos en crecimiento Hablamos de Rusia, Emiratos o la India, también Panamá que este año es el país invitado, Europa Central y del Este y Brasil.

-¿Quiere decir con esto que el futuro del sector pasa por estos países?
-Ahora en el mundo hay una cosa que se llama Brics. Brasil, Rusia, India y China, que son los mercados que a día de hoy más están creciendo. También Emiratos.

-¿Qué más alternativas hay?
-Hemos hecho otro bloque que son las fuentes alternativas de financiación, dónde hablamos de los fondos inmobiliarios abiertos y de los bancos multilaterales. También hay un apartado para las empresas familiares de diversos sectores y que invierten en inmobiliario. Otro bloque es la refinanciación. Otro, aprender del pasado, qué pasó en la anterior crisis y qué conclusiones se pueden sacar para salir de la crisis actual. Creo que son crisis diferentes, esta es mucho más global, mucho más internacional y ha pasado una cosa que no había pasado nunca, que es una crisis financiera. Y luego también hablamos de la ciudad del futuro y de proyectos sostenibles. El que sí que ha bajado es el espacio dedicado al salón residencial, algo que es normal. Hemos perdido un tercio del salón en general y un palacio o dos. En cualquier caso, creo que hay que felicitar a aquellos que siguen luchando para salir adelante. Estoy absolutamente convencido de que todas las crisis enseñan, y que los empresarios que salgan de esta crisis lo harán con empresas mucho más profesionales, potentes, sólidas y que podrán luchar contra lo que sea. Es un momento difícil y la clave principal de todo esto es que, a demás de la crisis financiera, se vende mucho menos.

-En el tema de vender menos existe cierta discrepancia. El mercado dice que todavía se puede bajar mucho más, mientras que los promotores dicen que no puede ser porque en su día ya se compró a un precio muy alto. ¿Cómo se desempata esa situación?
-El precio de la vivienda ha bajado y no tiene nada que ver la repercusión del metro cuadrado que había antes con la que hay ahora, hablo en todas las zonas de la ciudad. Como no se vende, el mercado ha tenido que adecuarse a los precios.

-¿Cree que van a bajar más?
-Ya han bajado. ¿Si bajarán más? Eso ya no lo sé. El gran problema que ha tenido España en los últimos años es que creó un parque muy superior a la demanda. En un momento dado se pensó que se vendía todo. Se hicieron 700.000 o 800.000 viviendas cuando en realidad la absorción del parque era de 400.000. Esto necesita de un tiempo para que se reabsorba

-¿Se hubiera tenido que intervenir antes para evitar las consecuencias de esta crisis?
-Esta crisis ha venido de golpe…

-…Sí, pero hace tiempo que se hablaba de la burbuja inmobiliaria…
-Sí, pero era una burbuja que se iba absorbiendo y se iba vendiendo. Para mí la clave ha sido la sobre dimensión de lo que se ha construido, que ha sido demasiado, pero también el corte de la financiación. Si no se hubieran producido las caídas de las bolsas y todo lo que ha pasado, esto hubiera seguido más tiempo, con más dificultades pero no de una forma tan brusca.

-Ahora existe un stock de vivienda muy grande…
-Sí, pero se va vendiendo, eh? Por ejemplo, este verano se ha vendido 38.000 viviendas. Creo que no está nada mal.

-¿Cómo se desatasca el tapón que supone este stock?
-Esto es como la bolsa. Un día la gente dirá “toca comprar”. La bolsa ahora está pasando un momento bajista y un día llegará todo lo bajo que ha podido llegar y tocará comprar, pues en la inmobiliaria pasará lo mismo. Hay un hecho que es fundamental. En este momento todas las noticias son negativas. En el momento en que se cambie esa dinámica y haya más noticias positivas, la gente volverá a recuperar la confianza. Un país que está en recesión o en crisis, produce mucha más gente que va al paro. La gente se lo mira mucho antes de comprarse un abrigo, un coche o un piso. Por ello han bajado las ventas de coches, de pisos e incluso el consumo general. Llegará un día en que todo esto, tal y como ha venido, se irá.

-¿Cuándo acabará esta crisis?
-Yo siempre veo la botella medio llena y lo veo lo más cercano posible, pero creo que 2009 va a ser un año también complicado y en el 2010 todo empezará a reactivarse. Esta es mi visión de botella medio llena.

-¿Aguantará el que sea más profesional y tenga más resortes? ¿A quién se llevará por delante?
– Ojalá que sea a los mínimos posibles.

-¿Ha existido mucho intrusismo?
-Siempre habrá gente que en su pueblo invierta y hará una promoción, es una cosa que lo lleva la misma naturaleza. Habrá una cierta limpieza en el sector, triste, pero ya está ocurriendo. El sector que hemos conocido en las épocas de bonanza hasta el año 2007 no será el mismo que tendremos en el momento en que se produzca la recuperación porque por el camino ha habido bastantes bajas, lamentablemente.

-Hablábamos antes de la internacionalización del sector. ¿Está habiendo mucha inversión de aquí en otros países?
-Los inmobiliarios que nos hicieron caso e invirtieron en otros países en las épocas de bonanza han pasado más dulcemente la crisis. Este año están viniendo a España muchos inversores internacionales y el año que viene vendrán todos. Porque se habrán adecuado los precios y será otra vez el momento de comprar. Esto es cíclico.

-¿Los gobiernos deben intervenir en todo esto?
-Sí.

-¿Cómo?
– Pienso, y lo digo a todo el que me quiera escuchar, que las ayudas que va a hacer el gobierno a la banca deberían de ser finalistas. Quiere decir que no fueran para arreglar las cuentas de los resultados de los bancos sino que fueran para dar dinero a las pequeñas y medianas empresas. Demostrar que hay un mecanismo de control para ver que ese dinero ha ido a donde tiene que ir, que es a dar crédito a la gente.

-¿Cómo ve el sector la actual política de vivienda como promover vivienda social o intentar comprar stock?
– Lo veo bien. La política de ayuda social va bien para las constructoras, especialmente en un momento en el que se ha construido mucho en España y ahora se construye menos. El sector público puede ayudar mucho a que haya una actividad importante en el mundo de la construcción. En que se compren viviendas en stock también ayuda, sin ninguna duda.

-¿Habría que hacer algo más?
– En esta nueva etapa el alquiler va a cobrar mucho protagonismo. Siempre he sido partidario de, cuando es posible, patrimonizar las familias.

-¿Qué mensaje se le puede dar desde Meeting Point a las familias que están esperando un mejor momento o a la gente mileurista?
– Que busquen el mejor precio que puedan y que compren. A medio y corto plazo el sector inmobiliario siempre da alegrías y satisfacciones, nunca da disgustos.

-¿Animaría a las familias a comprar?
-Por supuesto, es el mejor patrimonio que puede hacer una familia, comprar inmobiliaria.

-¿Y aquel que espera a que bajen los precios?

-Puede quedarse con la mona porque llega un momento en que los precios no bajan más y empiezan a subir. Sinceramente, creo que ahora ya es momento de comprar, los precios ya no bajarán más, han bajado todo lo que tenían que bajar.

-¿Y el modelo que se ha puesto de moda de ofrecer cosas gratis como el coche o el parking?

-Forma parte del guión, atraer al comprador y mirar de vender lo máximo posible en un momento en el que se vende poco. Son tácticas de venta, absolutamente normales en todo el mundo.

-¿Cómo ven a España desde el sector o el mundo internacional?
– Ven un país atractivo para invertir ahora.

-¿En nueva construcción o en la compra de lo que hay?
-En la compra de lo que hay porque la rentabilidades son ya muy buenas.

Fuente | lavanguardia.es